Habilitan Centro de Monitoreo de Agresiones contra Periodistas

Habilitan Centro de Monitoreo de Agresiones contra Periodistas

0 659

En el contexto de Cobertura Segura de Elecciones 2018, en las instalaciones de La Asociación de Periodistas de El Salvador (APES), se trabaja por la seguridad de la labor periodística

Ayer, a las 12:00 md La Mesa para la Protección de Periodistas y Trabajadores de Medios Relacionados a la Información, habilitó el Centro de Monitoreo de Agresiones Contra Periodistas, iniciativa que se implementó desde la creación de dicha mesa a finales de 2017.

Representantes de la Mesa, dijeron que el accionar durante el cuatro de marzo de 2018 es vigilar el Proceso Electoral para que se cumpla el derecho del ejercicio periodístico.

El equipo de monitoreo de APES, su labor no solo radica en atender las denuncias, ya que se le está dando seguimiento a cada caso, con el fin de corroborar datos para trasladarlos y luego gestionarlos oficialmente con la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos(PDDH), asimismo con el Tribunal Supremo Electoral (TSE) y otras instancias correspondientes.

“Nuestra labor es representar los intereses del gremio periodístico, entre ellos el derecho de Acceso a la Información Pública, y la posibilidad de trabajar bajo un ambiente de seguridad”, dijo  Dalila Arriaza, presidenta de la APES.

Además, Arriaza aseguró que se buscará apoyo para que el Centro de Monitoreo a la prensa, poco a poco se establezca permanentemente.

Por otra parte, el Centro de Monitoreo ha registrado 16 denuncias, las más frecuentes son las restricciones a la prensa en los Centros de Votación, por parte de la Junta Electoral Municipal (JEM).

De acuerdo con el Instructivo para Juntas Receptoras de Votos, pueden presenciar el escrutinio, los observadores de las candidaturas no partidarias, los observadores nacionales e internacionales y personal de la prensa, debidamente acreditados por el Organismo Colegiado del Tribunal Supremo Electoral (TSE), (Art. 63, lit. I CE).

Por lo tanto, es una verdadera violación a la libertad de prensa.