FUSADES incluye apartado de libertad de prensa en informe semestral

FUSADES incluye apartado de libertad de prensa en informe semestral

0 52

La Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES) incluye apartado de libertad de expresión en su informe de coyuntura legal e institucional del primer semestre de 2020. 

Libertad de expresión

En este semestre, la situación más relevante en materia de libertad de expresión es el incremento de restricciones que la misma ha sufrido por las difcultades de movilización que impuso la pandemia196, sumadas a la resistencia y hasta agresividad frente al escrutinio de la prensa que muestran altos funcionarios del Gobierno, lo cual se viene documentando desde hace varios informes, pero que se ha agudizado desde los últimos meses.

Con base en los informes nacionales e internacionales que se presentan en este apartado, puede concluirse que la situación de la libertad de expresión y de la libertad de prensa en el país ha desmejorado mucho y, en especial durante la pandemia, la relación entre la Presidencia de la República y los medios de prensa ha sido muy confrontativa por las resistencias a dar información y a responder preguntas específcas sobre datos relacionados con la pandemia, tal como se desarrolla más adelante.

Por otra parte, a inicios de 2020 se abrió el proceso para la elección de un nuevo Relator Especial para la Libertad de Expresión de la OEA, que deberá sustituir a Edison Lanza, quien ha ejercido una veeduría y ha prestado atención especial hacia lo que ocurre en nuestro país. En la edición siguiente se informará sobre el resultado de este proceso.

5.1 Informes sobre restricciones a la libertad de prensa durante la pandemia Reporteros Sin Fronteras (RSF) El ambiente en el que trabajan los periodistas de América Latina es cada vez más complejo y hostil. Quienes abordan temas delicados sufren cada vez más presiones, violencia e intimidaciones. En la mayoría de los países de la región se han emprendido grandes campañas de descrédito contra la prensa. La edición 2020 de la Clasifcación Mundial de la Libertad de Prensa de Reporteros Sin Fronteras (RSF).

muestra un deterioro generalizado de la situación de la libertad de prensa en América Latina, con dos notables excepciones: Costa Rica, que asciende tres posiciones y ahora se sitúa en el 7o lugar, y Uruguay, que conserva el 19o.

La represión y la estigmatización de la prensa, nutridas por la desinformación y los ataques online, han adquirido nuevas dimensiones, sobre todo en los países que se enfrentan a grandes confictos sociales197.

En la Clasifcación Mundial de Libertad de Prensa que incluye 180 países, El Salvador subió 7 posiciones, de la 81 en la que estaba en 2019, a la 74 en 2020. Al respecto, hay que especifcar que en la clasifcación se refere a hechos ocurridos en 2019 y que la mejora en el índice se debe más al hecho que otros países bajaron. Aun así estamos en la categoría de “problemática”, por lo que aunque hayamos subido, todavía estamos en una categoría que indica que la libertad de prensa en el país enfrenta muchas difcultades.

Este informe aún no incluye cómo fue afectada la libertad de la prensa durante la pandemia por COVD-19; sin embargo, en la presentación pública del informe en abril de 2020198, se hizo alusión al problema, ya que se considera que las situaciones generadas por el COVID-19 convirtieron en un multiplicador los problemas que ya existían en materia de libertad de prensa199.

En el micrositio “Tracker-19”, creado por RSF para monitorear las restricciones a la libertad de prensa durante la pandemia, sí aparecen alertas para el caso salvadoreño. Concretamente se denuncia al GOES por obstruir la cobertura periodística de los hechos y datos reales durante la pandemia200.

Informe de Freedom House 2020

En este índice que evalúa el estado de la libertad en general en el mundo, El Salvador aparece como uno de los 7 países con mayores cambios durante el periodo evaluado, por el detrimento de distintos indicadores. Entre los señalamientos que muy brevemente se hacen para El Salvador, existen ataques en las instituciones democráticas, incluyendo la prensa y los jueces, así como los entes de lucha contra la corrupción, los derechos de migrantes y minorías, que disminuyen el apoyo a la democracia en el país y en el mundo201.

Declaración conjunta de los Relatores para la Libertad de Expresión de la ONU, OEA y otras organizaciones multilaterales

El 19 de marzo de 2020, los órganos vigilantes de la libertad de expresión y la libertad de los medios de comunicación en las Naciones Unidas, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y el Representante para la Libertad de los Medios de Comunicación de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, emitieron un comunicado llamando a los gobiernos a promover y proteger el acceso y el fujo libre de información durante la pandemia.

Por una parte, criticaron los cierres al acceso a la información que se percibieron en muchos países, así como los incrementos de censura, estigmatizaciones a la prensa y falta de acceso a los periodistas a la información de carácter vital durante la pandemia.

Nota temática de la UNESCO

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación y la Cultura (UNESCO) elaboró una nota temática o “brief” sobre “Libertad de expresión, libertad de prensa y COVID-19”, en mayo de 2020, en la cual identifcó algunas tendencias clave para el ejercicio del periodismo durante la pandemia en el mundo, en el cual si bien no citan a El Salvador en particular, hacen referencia a problemas comunes que también afectan a nuestro país.

Entre los que más resaltan, señalan que 72 Informede coyuntura legal e institucional el periodismo independiente hizo una buena labor cubriendo la pandemia y fscalizando al poder en varias de sus actuaciones; sin embargo, en muchos casos, los periodistas pusieron su propia salud en riesgo para cubrir las noticias relativas a la epidemia.

Por otra parte, también se hace referencia al impacto económico negativo que el COVID-19 puede llegar a tener en el periodismo.

En este informe, también se hace mucho énfasis en la propagación de noticias falsas que durante la pandemia llegó a denominarse “infodemia”, por su incremento y peligrosidad, ya que la circulación de noticias falsas sobre curas para el virus tiene una connotación peligrosa para la población mundial en general.

A título de ejemplo, mencionan 2 datos impresionantes relacionados con posibles noticias falsas; sobre la base de un análisis de aprendizaje automático (machine learning) de 112 millones de publicaciones realizadas en 64 idiomas en distintas redes sociales, todos relacionados con la pandemia del COVID-19, los investigadores de la Fundación Bruno Kessler detectaron que un 40% de los mensajes provenían de fuentes poco fables.

Otro estudio, elaborado por la Fundación Observatorio de “Infodemia” COVID-19, que utilizó técnicas de aprendizaje automático, encontró que casi el 42% de los más de 178 millones de tweets relacionados con el COVID-19 fueron producidos por bots. El 40% de ellos, además, fueron califcados como “no fables”.

Es por ello que la UNESCO resalta la importancia de un periodismo profesional independiente que provea a la población en general de información fdedigna, a pesar de que se comprobaron también estigmatizaciones y resistencias del poder a dar acceso a la prensa a toda la información.

Según el Instituto Internacional de Prensa, citado por la UNESCO, durante la pandemia hubo también un incremento de ataques a los periodistas, que incluyeron arrestos y cargos criminales, censura, restricciones al acceso a la información, regulaciones excesivas sobre “noticias falsas” y ataques verbales o físicos. Finalmente, el informe lamentó que para llevar información al público muchos periodistas pusieron en peligro su salud e integridad física203.

Investigación del Centro Knight para la Libertad de Prensa en Las Américas

Periodistas del Centro Knight informan sobre las restricciones a la libertad de prensa en El Salvador durante el COVID-19, a partir de testimonios y entrevistas con actores claves y periodistas de diversos medios y líneas editoriales, quienes unánimemente señalan restricciones a la prensa, como el acceso a conferencias o la posibilidad de hacer preguntas, agresiones verbales y, a veces, hasta físicas por parte de las fuerzas de seguridad204.

El escenario que describe el Centro Knight es muy preocupante, ya que describe una gran cantidad de restricciones injustifcadas a la libertad de prensa que riñen con el art. 6 de la Constitución de la República de El Salvador y con los estándares internacionales en esta materia.

Durante las emergencias, y sobre todo las emergencias de tipo sanitario, es importante que la población cuente con información fdedigna y oportuna para poder tomar las decisiones y medidas que ayuden a cuidar la salud individual y colectiva. En el caso de El Salvador, el Gobierno trató de mantener el control de la información, evitando que la prensa pudiera acceder a los datos reales, así como a lugares de interés público durante la pandemia.

 El artículo concluye reprochando la política extremadamente restrictiva que tiene el Gobierno en materia de comunicaciones, lo que ha impedido que tanto la prensa como la ciudadanía estén plenamente informadas sobre lo que realmente está pasando con el COVID-19 en El Salvador. En su entrevista para este Eje Transparencia.

Primer semestre 2020

Estudios Legales informe, la presidenta de la Asociación de Periodistas de El Salvador manifesta que no solo es que no fuye información desde la Presidencia, sino que también se desinforma205.

Informe de la Asociación de Periodistas de El Salvador (APES) y de la Mesa de Protección a Periodistas

En diversas conferencias de prensa, programas de entrevistas y notas de prensa, APES ha sido muy enfática en denunciar múltiples afectaciones a la libertad de prensa durante el primer semestre de 2020, especialmente a partir de marzo, con la imposición de limitaciones para la circulación de las personas y de las actividades profesionales.

En este sentido, si bien los diversos decretos que regularon estos aspectos habilitaron a los periodistas para que pudieran circular y ejercer sus labores, APES denunció restricciones a la libertad de prensa, que consistieron en la prohibición de hacer preguntas en varias conferencias de prensa relacionadas con la pandemia, en restricciones para cubrir ciertos lugares relacionados con la pandemia y hasta en situaciones de violencia física hacia periodistas. Hasta mediados de julio de 2020, APES contabiliza 56 restricciones al ejercicio periodístico en el país. Por otra parte, este gremio también fue de los más afectados por el COVID-19, debido a la naturaleza de sus funciones.

La presidenta de APES informó que hasta el 21 de julio, había 88 periodistas contagiados y 4 fallecidos. Por otra parte, la Mesa de Protección a Periodistas, integrada por diversas asociaciones de comunicadores y periodistas, así como la PDDH, señalaron retrocesos en la libertad de expresión y acceso a la información en el primer año de gobierno.

En el marco de una conferencia de prensa otorgada por dicha Mesa, la presidenta de APES recordó que las denuncias contra el Gobierno por vulneraciones a periodistas, iniciaron el 1 de junio de 2019, día de la toma de posesión del Presidente Nayib Bukele, pero que las mismas continuaron de forma sistemática “para impedir que la prensa tenga información que pueda cuestionar la gestión gubernamental”.

Al analizar con mayor detalle los datos, la presidenta de APES agregó que, de acuerdo con los registros, de las 61 vulneraciones, 30 fueron contra hombres, 17 hacia mujeres, 14 contra colectivos y 10 contra medios de comunicación.

Condena de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) en contra del Órgano Ejecutivo por ataques a medios y periodistas

El presidente de la SIP y el presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de dicha asociación, han expresado una profunda preocupación por amenazas en contra de medios y periodistas por parte del presidente Nayib Bukele y otros funcionarios del Poder Ejecutivo.

La SIP manifestó su incremento de preocupación hacia la situación de la libertad de prensa en el país, debido al aumento de denuncias que recibe de ataques de miembros del Gobierno hacia periodistas y medios, así como el bloqueo selectivo de información y el uso de “troles” favorables al Gobierno, para “denigrar a la prensa crítica e independiente”, con un notable recrudecimiento durante la pandemia del COVID-19.

La SIP condenó que varios medios y periodistas han sido blanco de ciberataques, amenazas, vigilancia, descrédito y calumnia, a través de cuentas falsas en redes sociales y en plataformas creadas con fondos públicos206. 74 Informede coyuntura legal e institucional

Estadísticas de delitos contra periodistas

Al igual que el semestre pasado, puede observarse que el delito más común del cual los periodistas son víctimas en función de su labor, es el delito de amenazas.

No obstante ello, este semestre se ha cambiado la metodología para la toma de datos, ya que no se ha incluido a personas que puedan ser comunicadores, ya que los datos proporcionados por la FGR únicamente registran el delito con base en la profesión de la víctima, que pueden ser licenciados en comunicaciones o en publicidad.

En ese sentido, el número que se registra este semestre puede parecer signifcativamente inferior, ya que en el cuadro 13 se optó por registrar únicamente los delitos en contra de periodistas.

No obstante ello, las cifras coinciden con los informes internacionales, que registran niveles de hostilidad hacia la prensa, que en otros países se concretan en homicidios.

En El Salvador no se registran homicidios de periodistas en el último año, pero el delito de amenazas sigue siendo el más común, aunque el número registrado por la FGR este semestre es inferior al semestre anterior, durante el cual se registraron 5 delitos de amenazas simples y 2 casos de amenazas agravadas, siempre con base en datos de la FGR.

Delitos en contra de periodistas registrados por la FGR entre el 01/01/2020 y el 07/07/2020

Además de estas cifras proporcionadas por la FGR, es necesario mencionar el robo de su equipo de trabajo del que fue objeto una periodista de un medio digital que ha estado publicando una serie de investigaciones que revelan supuestos casos de irregularidades en contrataciones y adquisiciones públicas durante la emergencia.

Este caso es particularmente grave, porque el domicilio de la periodista fue violentado ilegalmente y, según denuncia interpuesta en la FGR, solo su computadora y otro material de trabajo habrían sido sustraídos207. Es importante la investigación que realice la FGR y así poder deducir responsabilidades.

Esto ha llamado la atención de organizaciones internacionales, como el Comité para la Protección a Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), quienes se muestran preocupados por la situación de la libertad de prensa y la integridad de los periodistas en El Salvador208. Es importante la investigación que realice la FGR en este caso para que no exista impunidad.

Fuente: FUSADES

Puedes leer el informe completo aquí: https://bit.ly/2F6BSdt