Archives

    0 0

    El viernes 9 de julio, la Dirección General de Migración y Extranjería anuló el permiso de trabajo del periodista estadounidense Roman Gressier, del periódico digital El Faro.

    Según informó el medio en su cuenta de Twitter, el argumento de Extranjería fue que Gressier no se encontraba en el país, y en tanto “no tiene el ánimo de permanecer y residir en el país”. 

    Cabe destacar que, el 21 de junio la administración de dicho periódico había solicitado residencia temporal de trabajo para el periodista, la cual le fue otorgada por 90 días para entrar y salir de El Salvador, el permiso tenía vigencia hasta el 22 de septiembre.

    De la misma manera, dos días antes el gobierno negó la concesión de residencia de trabajo al periodista Méxicano, Daniel Lizárraga, bajo el argumento que no se pudo comprobar su calidad de periodista.

    APES pide al gobierno del presidente Bukele, respetar la labor informativa e investigativa que realizan los corresponsales internacionales dentro del territorio salvadoreño. 

    También, la gremial pide a los organismos internacionales estar pendientes de lo que acontece en cuanto a retrocesos a la libertad de expresión y de prensa en el país.

     

     

     

      0 0

      Un grupo de elementos de la Policía Nacional Civil (PNC) intimidaron y agredieron verbalmente a dos corresponsales de una agencia internacional de noticias, quienes daban cobertura a una jornada de sanitización que realizaba la Alcaldía Municipal de San Martín. El hecho sucedió el miércoles 8 de abril.

      Uno de los agentes ordenó a los reporteros, cuyos nombres omitimos por su propia seguridad, que dejarán de estar grabando y que no debían andar afuera, pero los periodistas le externaron que andaban en cobertura y que debían respetar su ejercicio periodístico.

      “Ustedes se creen más que las autoridades, la próxima vez que los veamos los enviaremos a un centro de contención”, les amenazó otro de los agentes.

      Sin embargo, los periodistas amenazados observaron que la intimidación solo fue contra ellos, ya que al mismo tiempo grababa un equipo de un canal de televisión local, quienes no fueron amedrentados. Al mismo tiempo, otro de los policías grabó con su celular a los reporteros de manera intimidatoria. 

      APES insiste a las fuerzas de seguridad que respeten la labor periodística y no intimiden a los reporteros que dan cobertura a noticias de interés público en diferentes zonas del país.