Archives

    0 0

    Bryan Avelar, periodista de la revista digital Factum sufre ataques digitales luego de asistir a una conferencia de prensa en Casa Presidencial en 12 de septiembre, tras el bloqueo sufrido por otro periodista de ese mismo medio  durante una conferencia anterior.

    En el marco de la firma de una carta de compromiso para el buen manejo de fondos entre el Gobierno de El Salvador y la Unión Europea, Avelar aprovechó para preguntar sobre temas puntuales al presidente Nayib Bukele, quien respondió de manera irónica, y luego siguió una serie de ataques digitales denigrando la imagen del periodista. 

    “Decidí contestar todas para que después no digan que uno es el que no quiere contestar”, escribió en un tweet el presidente Bukele.

    En el mismo tweet, el presidente aseguró que dicho medio es <propiedad de Fito Salume>, “declaración difamatoria y sin fundamento porque el presidente no tiene pruebas”, según el periodista Avelar.

    También Avelar ha sido objeto de una serie de ataques en redes sociales, incluyendo videos que exponen al periodista.

    “La publicación del presidente me parece con la intención de causar un daño contra el medio, como a mi persona. Además, va con la clara intención de deslegitimar a mi medio y ocupar la típica estrategia de atacar al mensajero y no al mensaje”, dijo Avelar al Centro de Monitoreo de APES.

    Por lo tanto, APES hace un llamado al gobierno a respetar el libre ejercicio periodístico sin importar la línea editorial que tengan los medios de comunicación, el gobierno debe mantenerse neutral a la línea editorial de los medios, tal como lo ha planteado el relator especial para la libertad de expresión de la CIDH, Edison Lanza.

    Anexo de agresión a periodista: 

     

      0 0

      36 trabajadores relacionados a la información de Televisión de El Salvador, TVES (Canal 10) y Radio Nacional de El Salvador, RNES (96.9) fueron despedidos este martes 10 de septiembre por la Secretaría de Comunicaciones de la Presidencia. Ambos medios son operados por el Estado salvadoreño.

      La justificación que dio la administración de estos medios a los afectados fue que al asumir el gobierno de Bukele encontraron una «sobrecarga económica y de personal», por lo que decidieron suprimir las plazas.

      Entre el personal despedido se encuentran periodistas,  jefaturas, personal técnico y administrativo. Uno de los afectados dijo al Centro de Monitoreo de APES que “a todos los cesados se les respetó todos los parámetros que exige la Ley del Servicio Civil”.

      El 28 de septiembre de 2018, el gobierno de turno despidió un grupo de diez empleados relacionados a la información de Canal 10; en aquella ocasión se les dio el mismo argumento. 

      APES se mantiene vigilante del proceso de despidos en medios de comunicación a nivel general e invita a colegas que consideren en riesgo su estabilidad laboral a ponerse en contacto al teléfono 7746-4325 para brindarles asesoría y seguimiento del caso.