La gran cooperación de KOICA al mundo, América Latina y El Salvador

La gran cooperación de KOICA al mundo, América Latina y El Salvador

0 132

La Agencia de Cooperación Internacional de Corea (KOICA, por sus siglas en inglés) es un ejemplo de lo que una sociedad logra al sobreponerse a una guerra, con la firme voluntad de un pueblo para construir un mejor país.

Una visita realizada a la sede central de la Oficina de KOICA en Seúl, Corea del Sur, permitió conocer de mejor manera su historia, así como los programas de subvenciones y cooperación técnica para los países en desarrollo impulsados por el gobierno de Corea.

También, se destacó el apoyo decidido al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a través del desarrollo inclusivo y el crecimiento económico en América Latina y El Caribe. A la fecha, KOICA cuenta con ocho oficinas en América Latina y El Caribe, así como tres oficinas de Subdelegación.

Según explicó Daniel Kang, Subdirector para América Latina de la Agencia de Cooperación Internacional de Corea, un tema importante en Centroamérica es el impacto del Cambio Climático, especialmente en los países del Triángulo Norte (Guatemala, El Salvador y Honduras) quienes se ven más afectados. Otro tema de gran importancia es el de seguridad pública.

El representante de KOICA dijo que para la Agencia, en su tarea de desarrollo, consideran importante tocar y ayudar a disolver desigualdades como la inseguridad ciudadana, la pobre solución de servicios básicos, de infraestructura y el cambio climático.

Para este año, KOICA ha destinado a los ocho países donde tiene presencia, un poco menos de $700 millones en apoyo a proyectos de desarrollo, por lo que nuestro país también será beneficiado con $13.7 millones.

KOICA ha definido su apoyo a El Salvador en tres proyectos específicos como lo son la implementación del sistema de reconocimiento automático de vehículos para la mejora de la seguridad, por un valor de $2.4 millones; el mejoramiento del sistema de salud familiar en la ciudad de Soyapango, con un costo de $3 millones y la respuesta al cambio climático para la restauración de la zona de recarga hídrica en las subcuencas de San Miguel y Morazán, por $8 millones.

 

Informe Especial: Byron Sosa Camarógrafo: Moisés Rivas